Visitando de nuevo el interior….el Retablo mayor

Si hay una parte fundamental, por su riqueza iconográfica y por su significado religioso, en una iglesia, es su retablo mayor. En la parroquia de San Gil no podía ser de otra forma, y su retablo es una auténtica joya digna se un estudio mucho más amplio que esta pequeña entrada.

Se levanta en el presbiterio y fue ubicado en este lugar al finalizar las obras de transformación de la iglesia,llevadas a cabo en 1725. El retablo fue construído en 1628, de concepción romanista,superponiéndose en altura los órdenes arquitectónicos clásicos: dórico en el banco, corintio para el cuerpo principal y compuesto para el segundo cuerpo; en su construcción intervinieron el ensamblador Juan Bautista Lufrío y el escultor Ramón Senz, autor de la traza.

Retablo mayor de la iglesia de San Gil

Retablo mayor de la iglesia de San Gil

 

Está tallado en madera de pino y, posteriormente, dorado y policromado.Se compone de sotobanco, banco y dos cuerpos con dos calles cada uno de ellos. Desaparecido un sotobanco de yeso, apoya directamente el retablo en el sotobanco de madera, que tiene una decoración de cartelas o tarjetones en tono verdoso, imitando mármol.Sobre éste se coloca el banco o predela que se divide en tres calles, y en la central se encuentra el enorme sagrario, de mediados del siglo XVIII: está realizado en madera, dorada, y es de forma semicircular,cerrado con puertas sobre las que se sitúa una magnífica custodia de rayos, sobre nubes.Realmente era un manifestador eucarístico, suplido por el sagrario que hay en la actualidad.

Las dos calles laterales presentan un esquema similar, un relieve central, rectangular, entre fingidas hornacinas con altorrelieves de los cuatro evangelistas, todos ellos vestidos con túnica y manto, y con sus atributos iconográficos a los pies; hay dos cabezas de angelitos sobre cada uno de los arcos de las hornacinas.

 

Adoración de los pastores, en la predela, entre San Marcos y San Juan.

Adoración de los pastores, en la predela, entre San Marcos y San Juan.

En el lado izquierdo está representada la Adoración de los pastores, con una decoración clasicista, en la que se encuentra la Virgen arrodillada y con las manos unidas, y ante ella, un pesebre sobre lienzo blanco en el que se encuentra Jesús. Detrás, San José, sosteniendo en la mano derecha las bridas de la mula; en el lado izquierdo, aparecen cuatro pastores, dos de ellos en actitud de adorar al niño. Al fondo, un paisaje con montañas y un celaje muy elevado, donde se descubre la figura del ángel que anuncia la Buena Nueva. A ambos lados, San Marcos y San Juan.

 

San Lucas

San Lucas

En el lado derecho, fue representada la Adoración de los Reyes, ocupando la Sagrada Familia la derecha de la composición: el Niño aquí es un poco mayor que en la adoración de los pastores, y los tres Reyes Magos, ricamente vestidos, le hacen la ofrenda de presentes, Baltasar sin la corona real, que sostiene en la mano izquierda, y Melchor y Gaspar  la mantienen en la cabeza. Al fondo, se observa de nuevo la estrella que guió a los Magos hasta el portal de Belén. A ambos lados, los otros dos evangelistas, San Mateo y San Lucas.

Este banco está separado del cuerpo principal por una sencilla cornisa de decoración de carácter vegetal y con cabezas de ángeles. Es un cuerpo de notables dimensiones, distribuído en tres calles por cuatro columnas corintias de orden gigante y fuste estriado, en cuyos salientes están representados los Padres de la Iglesia Latina ( San Agustín, San Gregorio Magno, San Ambrosio y San Jerónimo).

En la calle central,de mayor anchura que las laterales y ocupando casi toda su altura, se encuentra una gran hornacina con arco rebajado y no muy profunda, que aloja la imagen de San Gil Abad, titular de la iglesia, tal vez un poco pequeña para el lugar ocupa: de pie, revestido de pontifical, con alba, amplia capa pluvial, báculo y mitra abacial sobre su cabeza, ligeramente inclinada hacia la derecha. Tiene al lado la cierva que forma parte de su tradición iconográfica. Encima, en la parte central, la figura, en busto, de Dios Padre, en actitud de bendecir y con el orbe en la mano izquierda, y en la parte inferior, dos roleos con las figuras de dos angelitos.

 

Imagen de San Gil, santo titular de la parroquia

Imagen de San Gil, santo titular de la parroquia

En las calles laterales, rematadas por frontones rectos partidos, de tradición herreriana, se superponen unas hornacinas, en las que se encuentran la imagen de San Pedro, con un libro en la mano izquierda y sin las llaves en la derecha, perdidas con toda seguridad. Al otro lado, San Juan Bautista, vestido con piel de camello y con manto rojo, como corresponde a su condición de mártir, teniendo a sus pies el Agnus Dei. Estas dos figuras ya estaban realizadas antes de la construcción del retablo, pues en el contrato se especificaba que no debían de hacerse.

En los relieves de la parte superior, se representan dos momentos de la Pasión de Cristo: la Oración de Jesús en elhuerto, al lado izquierdo, y la Flagelación del Señor, en el derecho.Ambas escenas nos aproximan a los ejercicios de oración, mortificación y sacrificio que San Gil practicó en su retiro.

 

Calvario situado en la parte superior del retablo mayor.

Calvario situado en la parte superior del retablo mayor.

En el cuerpo superior, dos columnas de fuste torso y orden compuesto soportan el entablamento sobre el que se encuentra un frontón triangular partido con el Calvario en el centro: Cristo crucificado y, a sus lados, la Virgen María y San Juan , y coronando la escena, una cartela con la figura del Espiritu Santo en forma de paloma. Dos hornacinas con arcos de medio punto se sitúan allado de este cuerpo central: la izquierda , con la imagen de San Miguel Arcángel alanceando a un diablo

y sosteniendo la lanza con la mano izquierda; y a la derecha, San Pero Mártir de Verona, con la palma de martirio en la mano derecha y un libro en la izquierda.

Rematando todo el retablo, hay cinco esculturas femeninas que representan las virtudes teologales y cardinales, vestidas con túnica y manto, con cabellos dorados y portando sus atributos iconográficos, rematando todo el conjunto la figura de la Fe, que sostiene en la mano izquierda una cruz de gran tamaño (se ha perdido el cáliz que sostenía con la derecha).

El retablo está enmarcado por unos alerones barrocoscon decoración floral, que sirven para enmarcarlo y que son restos de la suplementación barroca con puertas que cerraba el acceso al coro bajo, situado en el lugar que ahora ocupa el retablo. La iglesia sufrió una tremenda reforma en 1725, al abrir la puerta principal en la zona de acceso a la calle D. Jaime, lo que motivó trasladar el retablo a donde ahora se encuentra desde su antigua ubicación ( ahora entrada principal).

 

 

 

Anuncios