Bibliografía utilizada

  • Monografías Aragonia Sacra, “ San Gil, historia y arte de una parroquia zaragozana”, Ed. Comisión Regional del Patrimonio Cultural de la Iglesia en Aragón.Zaragoza, 1998.
  • Parroquia de San Gil Abad, Zaragoza. Revistas editadas por la propia parroquia, años diversos.
  • García Cuetos, María Pilar, ” El patrimonio cultural. Conceptos Básicos”,Prensas Universitarias de Zaragoza, Zaragoza 2012.
  • García de Paso Remón, Alfonso, ” La iglesia parroquial de San Gil de Zaragoza”, Tesis de Licenciatura, Zaragoza, 1983.
  • García de Paso Remón, Alfonso y Rincón García, Wifredo, ” La iglesia parroquial de San Gil Abad de Zaragoza”,Elazart ediciones, Zaragoza 2014.
Anuncios

visitando el interior….

La música forma parte de la liturgia cristiana, pues ayuda a la oración, es ella misma una forma de orar. Así aparece recogido en diversas Constituciones del Concilio Vaticano II, que hace hincapié en la necesidad del acompañamiento musical en las celebraciones litúrgicas de la Iglesia Católica. La música forma parte del patrimonio cultural inmaterial, según recoge la Convención de la UNESCO de 2003. De esta manera, queda señalada la importancia de la música en la iglesia, como forma de oración solemne y, a su vez, como patrimonio a estudiar y conservar.

Entre todos los instrumentos musicales, el órgano ha sido el más tradicional, pues su sonido aporta un esplendor notable a las celebraciones acompañando los diferentes cantos y cantinelas. Y no es un invento cercano en el tiempo, sino todo lo contrario: su origen puede remontarse, salvando las diversas evoluciones, al siglo II a.C, siendo atribuído a Ctesibius, griego de Alejandría, que lo inventó no como instrumento musical, sino como como un artefa

cto complejo para estudiar la presión de aire conseguida a través de la caída del agua, recibiendo el nombre de “hidraulis”.

San Agustín será el primer escritor cristiano que nos da alguna referencia sobre el órgano como instrumento con muchos tubos alentados por medio de fuelles. Pero desde este momento ( siglo IV) hasta el siglo X, el órgano desaparece del mundo occidental por ser considerado como un artilugio vinculado al poder terrenal, por ser utilizado en ceremonias de corte en el imperio bizantino; era un signo de orgullo, de poder y de posesión.

Pero siendo un instrumento asociado al paganismo, llegó a ser importantísimo para la Iglesia entre los años 900 al 1200. La causa parece ser el movimiento monástico asociado a la orden benedictina y la posterior reforma cisterciense que llevaron a introducir en las iglesias el órgano y el toque de campanas.

Esta pequeña historia del uso en la liturgia católica del órgano sirve para poner de manifiesto la vida organística en San Gil. Tuvo un importantísimo instrumento en el siglo XVII, para ampliar uno anterior, construído por José de Sesma, organero relevante a nivel mundial . Este órgano estuvo situado tras el altar mayor hasta bien entrado el siglo XX y tenía organista titular,el último de los cuales fue D. Andrés Peralta.Pero el tiempo deja su huella y a fines de los años sesenta del siglo pasado se hizo necesario no una restauración, sino una construcción de un nuevo instrumento aprovechando parte del material sonoro preexistente. Como consecuencia de esta decisión, San Gil tiene un órgano con dos teclados y pedalero, permitiendo un repertorio más amplio que el anterior y siendo el único de este tipo existente en Zaragoza, excepción hecha de los existentes en las Catedrales.

Pero no sólo tiene San Gil un órgano, situado en el coro alto, enfrente del altar mayor; tiene otro más pequeño, llamado ” órgano de coro o para el coro”, porque se solía asociar al acompañamiento del coro, no del polifónico sino del de sacerdotes que cantaban las horas canónicas. Ahora está colocado a los pies del altar mayor, siendo , a diferencia del órgano mayor, una restauración integral de un órgano histórico que procede del Colegio de Nuestra Señora de la Misericordia, conocido como las Recogidas, monjas de clausura que vivían bajo la regla de la Orden Tercera Franciscana, que ocupaban el terreno hoy convertido en el Centro Comercial Independencia. El instrumento es del siglo XIX, pero llegó  a San Gil a finales de la década del siglo pasado, procediéndose a la restauración citada.

Este órgano menor tiene una caja neoclásica, y desde el punto de vista sonoro, surge de la concepción tímbrica barroca pero con la tubería a la francesa. Tiene un teclado de 56 notas y dispone de seis registros sonoros más dos registros de adorno:pájaros y trémolo siendo perfecto para el acompañamiento de los cantos o para interpretar obras adecuadas a sus características.” Laudate Dominum in tympano et choro, laudate eum in cordis et organo”( salmo 150)

Organo mayor

órgano mayor.

Organo menor

órgano menor o de coro.